C U B A SIGLO XXI – Ing. David Czarny
Cartas Públicas

C U B A SIGLO XXI – Ing. David Czarny

Reflecciones del Vicepresidente del Foro Regional Rosario, Ing. Czarny

 El derrumbe de las ilusiones de varias generaciones en la segunda mitad del siglo XX, se da cuando observamos la degradación de un proyecto que encendió grandes expectativas en millones de mujeres y hombres bienpensantes, por la humillación hiriente al pueblo cubano en nombre de una revolución sin continuidad en el tiempo.


Fue la visión idílica del socialismo cubano que tuvo un fuerte peso en la formación ideológica de cientos de miles de jóvenes de América Latina y otros países del mundo ; que le cantaron loas en la lucha por la mejor educación y mejor asistencia médica para todos , sin distinción.


El desencuentro actual entre sectores progresistas de diversos países y el régimen paralizante de la gerontocracia cubana, radica en el rechazo del partido único y de los postulados de la ideología marxista-leninista-stalinista abandonados en el pozo de la historia, y que nadie quiere recrear por sus nefastas consecuencias de esclavitud, atraso y pobreza.


Atentaron contra la libertad en pos de una igualdad que nunca alcanzaron y solo nivelaron hacia abajo.

Hoy, los intelectuales europeos y latinoamericanos que admiraron con simpatía comprometida a la revolución cubana por sus reformas sociales; reclaman los postulados democráticos por la libertad de expresión y de pensamiento. Fue un romanticismo revolucionario que les habían negado en sus respectivos países, a sangre y fuego.


Sartre escribía….”los intelectuales no se encuentran jamás felices en ninguna parte, y Cuba asomaba como ese paraíso. …y fue su gran desilusión. Ahora ni la hubiera podido reconocer, se encarcelan poetas y escritores, se persiguen a los mismos que apoyaron a aquella revolución, al peor estilo de las purgas del nefasto régimen de Stalin, de maldita memoria, condenando y encarcelando a disidentes.

 

Hoy, aquellos intelectuales sufren esa amarga desilusión que los lleva a repudiar al régimen castrista con declaraciones contundentes. Lamentablemente los Castro no encuentran la salida o la transición, y endurecieron la represión con más fusilamientos y detenciones arbitrarias en un delirio autoritario.


Pero todavía quedan algunos artistas y escritores que defienden esa diezmada revolución sin el menor atisbo de autocrítica; y confunden aquella utopía de ideas y principios, con este totalitarismo cruel. Sembraron dudas que aquellos avances sociales en la educación y la salud pública de calidad para todos, puedan funcionar eficazmente sin el respeto a la ley y a los controles de la sociedad civil.

 

Pero esta realidad de los últimos años, produjo algunos cambios de actitudes dentro del campo progresista y están condenando abiertamente la falta de derechos humanos en Cuba, proclamando que la libertad y la igualdad deben ir juntas indefectiblemente. Este debate abierto, serio y audaz, ya se ha instalado en ámbitos donde antes hubiera sido una herejía. Empiezan a surgir posiciones de pensamiento crítico sobre el significado del proyecto revolucionario tal y como se encarnó en el régimen castrista, desde sus orígenes hasta cumplir recientemente sus 50 años. Estamos presenciando una maduración en la estructura de pensamiento de esa izquierda que está revisando sus sueños de juventud, frente a un régimen con vocación de dominación total.

 

Para quienes hemos participado con entusiasmo revolucionario en los años sesenta y setenta, visitando la isla con respeto y admiración, cuando Cuba estaba saliendo de un altísimo analfabetismo y de una muy baja expectativa de vida, ahora nos identificamos con una socialdemocracia moderna, -ya sea por evolución de las ideas o por envejecimiento ideológico-, y nos resulta difícil fijar posiciones frente a Cuba, sosteniendo un doble mensaje mentiroso frente a otros regimenes dictatoriales y autocráticos, cuando hacemos silencio frente a los mismos crímenes en la isla caribeña.

 

Es importante aclarar que condenar la falta de respeto a los derechos humanos, no significa impugnar la totalidad de la experiencia revolucionaria y sus grandes logros iniciales de igualdad de oportunidades y la universalización del acceso a la salud y a la educación.
Pensemos siempre desde una perspectiva de ética política y comparemos a Cuba con países similares en el Caribe, o con Bolivia y Ecuador en América de Sur ; para no perder objetividad en nuestras reflexiones…

 

Rosario, mayo de 2010

 

VICEPRESIDENTE: ING. DAVID CZARNY

FORO REGIONAL ROSARIO


ingdacza@edinet.net.ar

Volver
Foro Regional Rosario
C U B A SIGLO XXI – Ing. David Czarny

Reflecciones del Vicepresidente del Foro Regional Rosario, Ing. Czarny

 El derrumbe de las ilusiones de varias generaciones en la segunda mitad del siglo XX, se da cuando observamos la degradación de un proyecto que encendió grandes expectativas en millones de mujeres y hombres bienpensantes, por la humillación hiriente al pueblo cubano en nombre de una revolución sin continuidad en el tiempo.


Fue la visión idílica del socialismo cubano que tuvo un fuerte peso en la formación ideológica de cientos de miles de jóvenes de América Latina y otros países del mundo ; que le cantaron loas en la lucha por la mejor educación y mejor asistencia médica para todos , sin distinción.


El desencuentro actual entre sectores progresistas de diversos países y el régimen paralizante de la gerontocracia cubana, radica en el rechazo del partido único y de los postulados de la ideología marxista-leninista-stalinista abandonados en el pozo de la historia, y que nadie quiere recrear por sus nefastas consecuencias de esclavitud, atraso y pobreza.


Atentaron contra la libertad en pos de una igualdad que nunca alcanzaron y solo nivelaron hacia abajo.

Hoy, los intelectuales europeos y latinoamericanos que admiraron con simpatía comprometida a la revolución cubana por sus reformas sociales; reclaman los postulados democráticos por la libertad de expresión y de pensamiento. Fue un romanticismo revolucionario que les habían negado en sus respectivos países, a sangre y fuego.


Sartre escribía….”los intelectuales no se encuentran jamás felices en ninguna parte, y Cuba asomaba como ese paraíso. …y fue su gran desilusión. Ahora ni la hubiera podido reconocer, se encarcelan poetas y escritores, se persiguen a los mismos que apoyaron a aquella revolución, al peor estilo de las purgas del nefasto régimen de Stalin, de maldita memoria, condenando y encarcelando a disidentes.

 

Hoy, aquellos intelectuales sufren esa amarga desilusión que los lleva a repudiar al régimen castrista con declaraciones contundentes. Lamentablemente los Castro no encuentran la salida o la transición, y endurecieron la represión con más fusilamientos y detenciones arbitrarias en un delirio autoritario.


Pero todavía quedan algunos artistas y escritores que defienden esa diezmada revolución sin el menor atisbo de autocrítica; y confunden aquella utopía de ideas y principios, con este totalitarismo cruel. Sembraron dudas que aquellos avances sociales en la educación y la salud pública de calidad para todos, puedan funcionar eficazmente sin el respeto a la ley y a los controles de la sociedad civil.

 

Pero esta realidad de los últimos años, produjo algunos cambios de actitudes dentro del campo progresista y están condenando abiertamente la falta de derechos humanos en Cuba, proclamando que la libertad y la igualdad deben ir juntas indefectiblemente. Este debate abierto, serio y audaz, ya se ha instalado en ámbitos donde antes hubiera sido una herejía. Empiezan a surgir posiciones de pensamiento crítico sobre el significado del proyecto revolucionario tal y como se encarnó en el régimen castrista, desde sus orígenes hasta cumplir recientemente sus 50 años. Estamos presenciando una maduración en la estructura de pensamiento de esa izquierda que está revisando sus sueños de juventud, frente a un régimen con vocación de dominación total.

 

Para quienes hemos participado con entusiasmo revolucionario en los años sesenta y setenta, visitando la isla con respeto y admiración, cuando Cuba estaba saliendo de un altísimo analfabetismo y de una muy baja expectativa de vida, ahora nos identificamos con una socialdemocracia moderna, -ya sea por evolución de las ideas o por envejecimiento ideológico-, y nos resulta difícil fijar posiciones frente a Cuba, sosteniendo un doble mensaje mentiroso frente a otros regimenes dictatoriales y autocráticos, cuando hacemos silencio frente a los mismos crímenes en la isla caribeña.

 

Es importante aclarar que condenar la falta de respeto a los derechos humanos, no significa impugnar la totalidad de la experiencia revolucionaria y sus grandes logros iniciales de igualdad de oportunidades y la universalización del acceso a la salud y a la educación.
Pensemos siempre desde una perspectiva de ética política y comparemos a Cuba con países similares en el Caribe, o con Bolivia y Ecuador en América de Sur ; para no perder objetividad en nuestras reflexiones…

 

Rosario, mayo de 2010

 

VICEPRESIDENTE: ING. DAVID CZARNY

FORO REGIONAL ROSARIO


ingdacza@edinet.net.ar

C U B A SIGLO XXI – Ing. David Czarny